Cecilio Barroso da respuesta a las declaraciones hechas por Juan Pérez Guerrero en el pasado pleno municipal Cecilio Barroso da respuesta a las declaraciones hechas por Juan Pérez Guerrero en el pasado pleno municipal
    Cecilio Barroso, quien fuere arqueólogo municipal del Ayuntamiento de Lucena durante décadas y responsable de la investigación de la Cueva del Ángel... Cecilio Barroso da respuesta a las declaraciones hechas por Juan Pérez Guerrero en el pasado pleno municipal

 

 

Cecilio Barroso, quien fuere arqueólogo municipal del Ayuntamiento de Lucena durante décadas y responsable de la investigación de la Cueva del Ángel da respuesta a las declaraciones vertidas por el alcalde de Lucena durante el pasado pleno municipal sobre su trabajo, a través de la siguiente carta y así aclarando malentendidos queriendo llegar a un consenso.

 

»»»

En el último pleno del Ayuntamiento de Lucena, el alcalde D. Juan Pérez expuso su opinión acerca de mi labor como arqueólogo durante los veinticinco años en que he liderado el proyecto de investigación de la Cueva del Ángel. También criticó a la Fundación que, creada en 2012, tiene por objeto, entre otros fines, promover la investigación del yacimiento y su difusión científica

Aclaro que el alcalde fue miembro de la Fundación desde su origen, y aunque hace unos meses que dimitió, de los aciertos de la misma es corresponsable con el resto de sus componentes, ya que asistió a todas las reuniones y jamás formuló objeción alguna a las planificaciones acordadas

El Sr. Pérez Guerrero manifestó en dicho pleno, querer para la cueva del Ángel —hasta ahora no lo ha demostrado— «lo mejor posible”, como si los demás no lo quisiéramos. Sin embargo, carece de argumentos para prescindir del equipo de investigación que durante un cuarto de siglo ha trabajado en el yacimiento de manera altruista, dedicando sus vacaciones y sacrificando el bienestar familiar para trasladarse a Lucena por el simple interés de investigar el yacimiento; equipo que ha situado en el mapa de la evolución humana la cueva del Ángel y Lucena. Las subvenciones concedidas para llevar adelante cada campaña fueron justificadas plenamente como puede demostrar la intervención municipal; nadie del equipo o de los estudiantes que trabajaron en la excavación recibieron remuneración alguna; se entregaron generosamente a su tarea a cambio de comida y cama. Con una subvención siempre insuficiente, se atendió durante los meses de julio y agosto alimentación, materiales de excavación y de laboratorio, traslados al yacimiento y desplazamientos de los miembros del equipo de investigación. Tampoco puede esgrimir el alcalde que no se ha trabajado lo suficiente. ¿Con qué medios cuenta para evaluar lo realizado? Basta considerar lo que era la cueva del Ángel en 1995 (año en que iniciamos las excavaciones) y lo que es hoy en día. Es injusto obviar el trabajo realizado en la limpieza, clasificación, análisis y conservación de miles de huesos fósiles y objetos líticos, así como la elaboración de las bases de datos que recogen los miles de piezas o los trabajos de sedimentología, palinología, dataciones, etc. imposibles de relacionar en el presente escrito. También voy a recordar los trabajos que hemos llevado a cabo en infraestructuras del yacimiento, como el túnel que conecta el exterior con la sima, o los dos tramos de escaleras de acero del interior de la sima que permite la movilidad tanto de excavadores como de visitantes. También hay que señalar que desde la Fundación hemos gestionado la realización de proyectos de arquitectura para preservar y dignificar el yacimiento, sin que ninguno de estos proyectos haya sido tenidos en cuenta por el edil  Hay que recordar también que en el mes de agosto de 2019, Juan Pérez inauguró el “Primer Campus Internacional de Evolución Humana Cueva del Ángel” con la participación de 35 alumnos de diversos países (EE:UU, Reino Unido, Canadá, México, Indonesia) así como de diferentes regiones de España. Entre otros objetivos, este Campus estaba diseñado para dar prestigio internacional y nacional a Lucena, es decir darla a conocer en los ámbitos académicos, lo que vendría a reforzar la inclusión de la cueva del Ángel y por lo tanto de Lucena en la lista de posibles candidatos a ser declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El alcalde manifiesta no tener motivo oculto al decidir no contar con el equipo de investigación que durante 25 años han trabajado en el yacimiento de manera altruista, es decir, prestando su tiempo y conocimientos gratuitamente a favor de la Cueva del Ángel, del Patrimonio y sociedad lucentina, y que son quienes han puesto en el mapa de la Evolución Humana a la Cueva del Ángel y a Lucena.

Juan Pérez manifiesta querer para la Cueva del Ángel “lo mejor posible”, como si hasta ahora hubiese estado abandonada. ¡Qué insensatez!

El alcalde se refiere a la odisea que le suponía la obtención de la autorización para las excavaciones en la Cueva, olvidando aclarar que dicha odisea tan solo ocurrió en los años 2013 y 2015 y que se produjo debido al retraso considerable de la Dirección General de Bienes Culturales respecto a las autorizaciones, que solían ser enviadas a principios de agosto, alterando la programación prevista para iniciar los trabajos desde el uno de julio hasta el treinta uno de agosto. Desde principios de julio se concentraban en nuestras instalaciones a unos 40 excavadores, con el coste económico que esta situación acarreaba.

Para finalizar diremos que el gran esfuerzo para solventar esta situación lo llevó a cabo Manuel Lara Cantizani, quien creía en el proyecto y en el equipo y  1apoyo fue constante a lo largo de los años que estuvo junto a nosotros.

En relación con las reuniones mantenidas con algunos de los arqueólogos de la UCO, D. Juan Pérez afirmó que en ellas se puso de manifiesto la “poca concordancia entre la importancia de este yacimiento arqueológico y los resultados obtenidos hasta el momento…” Sinceramente no puedo creer que esta opinión haya sido expresada por ninguno de dichos arqueólogos. Quizás se deba a una errada interpretación del alcalde, ya que de ser cierto dejaría en un mal lugar la credibilidad y la honestidad de aquellos.

Desde el año 2014, en que la D.G. de Bienes Culturales prohibió la intervención en el yacimiento en tanto no se sustituyese la cobertura metálica que lo protege (y que el Ayuntamiento no ha mostrado el menor interés por solucionar), se han publicado los resultados de la investigación de la Cueva del Ángel en 17 artículos de revistas de impacto y ponencias en congresos internacionales, todo ello sin excavar en el relleno del Pleistoceno, con varios años de pandemia de por medio, y con una dotación económica insuficiente.

 

 

  1. Juan Pérez afirmó en el pleno que se llevaban cinco o seis años sin excavar en el yacimiento, lo que no es cierto. Además, se le olvidó informar de que en 2019 se hizo entrega a la Dirección General de Bienes Culturales de un nuevo proyecto general de investigación, que no fue debatido por la Comisión Arqueológica de Andalucía, ni informado por la Dirección General. También afirmó que no se entregó la memoria del proyecto concluido. Nada más lejos de la realidad. En dicho año fue presentada a la Junta una memoria de 800 páginas que fue rechazada con más de sesenta alegaciones pueriles o erróneas. Una vez resueltas o aclaradas, presentadas las respuestas, sorprendentemente, ninguna fue aceptada

Si a lo que se refiere el señor alcalde es a rehacer la memoria de 2019, he de manifestar que dicha tarea finalizó hace tiempo y que no se ha presentado por doble razón: la primera es que, en octubre de 2019, fui obligado por él a abandonar la dirección del proyecto, bajo la amenaza de no seguir financiando la investigación, pero con el compromiso de que el equipo de investigación seguiría llevando el proyecto. En sucesivas reuniones en la Fundación y en el Ayuntamiento, D. Juan Pérez mantuvo su palabra de colaboración, motivo por el cual trabajamos duro y sin ninguna subvención, para finalizar la memoria. Sin embargo, en 2021, el alcalde cambió de criterio, manifestándose en los medios contra mí y desechando el equipo, con desprecio del capital científico y de la experiencia acumulada a lo largo de tantos años. Pretende sustituirlo por tres personas del equipo de Prehistoria de la UCO hipotecando de manera consciente y voluntaria el futuro de la cueva del Ángel. Si se quiere hacer un uso torticero de nuestra memoria para abrir camino a los arqueólogos de la UCO, conmigo que no cuente.

El regidor lucentino manifestó que los investigadores de la UCO son “verdaderos profesionales”. ¿Qué quiere decir con esto, es que acaso los investigadores del equipo son aficionados? ¿es que Lucena y los lucentinos han puesto en manos de aficionados su mejor patrimonio durante décadas? Pensemos mejor que es un lapsus sufrido por el regidor en un momento político tan delicado como el que ha vivido. Hay que señalar nuevamente que el equipo de la Fundación está formado por 46 investigadores, de los cuales 36 son doctores y 10 licenciados, de los que 26 son profesores de universidad y el resto pertenecen a centros de investigación, tanto nacionales como internacionales.

Se hace necesario recordar que en 1994, los auténticos “profesionales de la UCO y Universidad de Sevilla, certificaron la ausencia yacimiento en la Cueva del Ángel, arrojando a la Cueva del Ángel al más absoluto ostracismo y difundiendo la inexistencia del yacimiento Entre 1995 y 1996 se llevé cabo trabajos de excavación localizando un relleno arqueológico de más de tres metros de potencia. Se realizó la correspondiente memoria y se informó a la Dirección General de Bienes Culturales del descubrimiento, sin embargo, durante los seis años posteriores, la Consejería de Cultura de la Junta negó las autorizaciones para llevar a cabo un nuevo proyecto debido a la oposición directa y beligerante de los arqueólogos representantes de ambas universidades, en la Comisión Andaluza de Arqueología. Este es el papel que han jugado los “auténticos profesionales arqueólogos” en la pequeña historia del yacimiento.

Juan Pérez señala que un 15% o 20% del actual equipo de investigación ya trabajan con ellos (ni tan siquiera son capaces de señalar el número exacto) sin embargo, hasta el día de hoy no han presentado una lista de investigadores, tal y como ha hecho la Fundación y lo único que se sabe a ciencia cierta es que el equipo de la UCO solo está formado por tres o cuatro personas. Esto no es serio. Pero en el estado actual lo que menos le interesa al alcalde es la bondad del equipo, ni la calidad de la investigación, tan solo le interesa cargarse al equipo de la Fundación, es una aptitud obsesiva sin que aún sepamos los motivos ocultos.

Y respecto a que no se han entregado los materiales de la excavación, hay que subrayar que el alcalde ha perdido la memoria, ya que él junto a mí y otras personas, mantuvimos  una reunión en la delegación de cultura de la Consejería de Cultura, con el anterior delegado, en la que se acordó la entrega de los materiales al museo de Córdoba, con la promesa del delegado de que al año de la entrega y una vez verificada la colección, esta  se devolvería en su integridad a las instituciones de Lucena. A pesar de los años transcurridos dicho acuerdo no se ha producido y las colecciones siguen en los fondos museísticos cordobeses durmiendo el sueño de los justos. Los únicos materiales por entregar, retenidos exclusivamente por motivos de conservación (pues en el Silo de Córdoba no nos garantizaban las condiciones para la preservación del material genético, que desde el momento de la excavación nos empeñamos en conservar), están pendientes de la concertación de un nuevo acto de depósito en el Museo de Córdoba, con el que ya nos pusimos en contacto hace meses para su entrega. El hecho de la conservación del material genético es nuevo en Andalucía, y el equipo de investigación, así como la Fundación consideran que es fundamental la conservación de este, y que hay que tratarlo como parte de nuestro Patrimonio cultural, ya que encierra las claves de nuestro pasado más remoto y la historia de las generaciones pasadas que han configurado lo que somos como pueblo.

Así pues, a un representante público habría que pedirle mayor rigor a la hora de opinar, ya que las afirmaciones falsas van en contra del cargo y del salario. No es de recibo injuriar a una persona en un pleno municipal, sin que esta pueda rebatirle.

Por último, hay que dejar meridianamente claro lo que subyace a este enfrentamiento entre la Fundación y los arqueólogos de la UCO. Se trata de que un grupo, el de la UCO, quiere “robar” el trabajo llevado a cabo por un equipo durante 25 años, sin ningún tipo de pudor o vergüenza, apoyados por un alcalde que oculta los intereses que le mueven para este acoso incesante contra la Fundación y su equipo de investigación.

El interés de los arqueólogos de la UCO por el control de la Cueva del Ángel se basa en dos puntos: el primero es acceder a un yacimiento excepcional, que les brindará enormes beneficios científicos, y todo ello sin haber movido una sola piedra, ni manchadas las manos con los miles de cubos de sedimentos extraídos, ni con los miles de horas dedicadas, ni sufriendo las condiciones precarias que hemos tenido que soportar en nuestro día a día en Lucena, etc. Si estuviésemos en el mundo animal a este tipo de actitud la llamaríamos “carroñeo”, con todo el valor despectivo que este término conlleva. El segundo punto de interés de los arqueólogos de la UCO es más prosaico, ya que atiende a intereses mercantilistas, ya que el proyecto se convierte en un medio para conseguir un complemento salarial, tal y como establece el preacuerdo del convenio aprobado por el pleno municipal. Esta actitud contrasta con la mantenida por el equipo de investigación de la Fundación, que jamás han recibido remuneración económica por su trabajo en el yacimiento.

Con mi deseo de que reconsidere su decisión y busque el consenso con el resto de las opciones políticas que representan al pueblo de Lucena, reciba un cordial saludo.

11/07/2022

Cecilio Barroso Ruiz

Director del Proyecto General de Investigación de la Cueva del Ángel (1995-2019) y

Presidente Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana. Lucena.

 

No hay comentarios hasta ahora.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.