El PSOE acusa al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Lucena de mentir y desconocer los procesos de redacción y contratación de proyectos técnicos El PSOE acusa al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Lucena de mentir y desconocer los procesos de redacción y contratación de proyectos técnicos
  En relación a las declaraciones efectuadas ayer por el alcalde de Lucena, Aurelio Fernández, y la Consejera Delegada de Aguas de Lucena, María... El PSOE acusa al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Lucena de mentir y desconocer los procesos de redacción y contratación de proyectos técnicos

 

En relación a las declaraciones efectuadas ayer por el alcalde de Lucena, Aurelio Fernández, y la Consejera Delegada de Aguas de Lucena, María de la O Redondo, relativas al proyecto de nueva canalización desde la captación municipal en Zambra, el Grupo Municipal Socialista del Excmo. Ayuntamiento de Lucena manifiesta:

Como cualquier político de recorrido medio o incluso escaso, sabe o debería saber, el coste de un proyecto de obra ronda el 7% del importe de la obra a ejecutar. La obra de abastecimiento de Zambra supone un coste de unos 7.000.000 euros, por lo que su proyecto de ejecución tendría un coste aproximado de 500.000 euros. El documento elaborado por la empresa GIS deriva de un contrato menor, con un importe de 13.000 euros, por lo tanto si el Alcalde como la actual Consejera Delegada de la empresa Aguas de Lucena, confundieron ese documento con un proyecto de ejecución de obras, es reconocer que en sus no pocos años de desarrollo de cargo público o no han aprendido nada, o peor aún, han desatendido por completo sus obligaciones de fiscalización y se han limitado al cobro de la indemnización por su asistencia a los consejos.

Y es que de sus manifestaciones queda claro que el alcalde y la consejera delegada ni atendieron ni entendieron una sola palabra de los asuntos que se trataron en el Consejo de Administración durante sus años como consejeros de la empresa de aguas (tampoco el Sr. Ángel Novillo en el anterior mandato cuando también fue consejero de la empresa). Cualquiera de los tres debía saber, y parece ser que no saben (o mienten a la ciudadanía, que es aún peor), que Aguas de Lucena nunca tuvo capacidad para asumir por sí misma los 500.000 euros que hubiera supuesto el coste del proyecto de obra, por lo que hubiera sido preciso bien concertar una operación de crédito, bien una transferencia del Ayuntamiento. Y si ni lo uno ni lo otro se produjo, tampoco se puede pensar que existe tal proyecto de obra.

El Sr. Fernández, el Sr. Novillo y la Sra. Redondo, conocían, o debían conocer las cuentas de la entidad, en su condición de consejeros, por tanto, la confusión que dicen haber padecido no puede deberse a un engaño como aseguran. Quien presta la atención y la diligencia debida en sus responsabilidades como consejeros, no puede ser engañado en esos términos tan burdos, máxime cuando el documento en cuestión lo tienen en sus correos electrónicos desde el año 2022. En ese sentido, no cabe otra conclusión que ni entonces estudiaron el documento, como era su obligación, ni tampoco lo han hecho desde que decidieron repescar este proyecto, puesto que recordemos que su primera intención, el pasado verano, fue descartar la ejecución de esta obra por cuanto, según sus propias manifestaciones en prensa, de ese manantial no se extraía agua suficiente como para justificar una inversión tan importante.

El documento denominado “Fase 1. Proyecto de mejora de abastecimiento de agua a Lucena desde el manantial de Zambra”, objeto de la citada rueda de prensa, proyecto básico que permite elaborar pliego técnico y administrativo para sacar a licitación la redacción y ejecución del proyecto de traída de agua desde Zambra; como bien saben, o deberían saber los consejeros de la empresa. Esta modalidad de contratación, ni es extraña, ni extravagante, de hecho se da en multitud de supuestos, véase por ejemplo el caso de la Junta de Andalucía en la construcción de estaciones depuradoras de aguas y, de sobra, conocido por el actual equipo de gobierno.

La conclusión a la que llega el grupo socialista es que la pretensión de la Sra. Redondo y el Sr. Alcalde es tapar su falta de diligencia y distraer a la opinión pública para justificar a posteriori su decisión de no ejecutar o de retrasar las obras de un proyecto que nunca les gustó. Para el PP todo han sido excusas en cuanto a este proyecto de Zambra: no votaron a favor cuando estaban en la oposición ni lo impulsan ahora que pueden hacerlo.

Solicitamos a la Sra. Redondo que dé respuesta a los problemas que plantea con la diligencia debida y al Sr. Alcalde, por su desconocimiento, que asuma la responsabilidad que como tal ha de ejercer en todos los asuntos municipales. Asimismo, exhortamos a la Sra. Redondo a fin de que agilice los trámites para la obtención del crédito oportuno, pues confiar con independencia de la obtención de la subvención solicitada a la segunda convocatoria de fondos europeos en la modalidad PERTE para la digitalización de los usos del agua, dado que esta petición de financiación en modo alguno es incompatible con el inicio del plan de actuación de las obras para la traída de aguas de Zambra. Esperar a la resolución de solicitud de esos fondos, si finalmente resultara desestimada, supondría una nueva pérdida de tiempo motivada por la actitud negligente y desinteresada del equipo de Gobierno de Aurelio Fernández.

 

 

 

No hay comentarios hasta ahora.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.