lunes, 15 julio, 2024

La finca «Sierra de Aras» se convertirá oficialmente en un legado de naturaleza y disfrute de los lucentinos

 

La Sierra de Aras, enclave natural emblemático de Lucena, se convertirá en patrimonio  de la ciudad tras la generosa donación de sus anteriores propietarios, Teodoro Écija Cordón y Concepción de Mora Escudero. Un gesto altruista que garantiza la conservación y el disfrute de este tesoro natural para las generaciones venideras.

El matrimonio Écija-Mora, con una profunda conexión con su tierra natal, decidió legar la Sierra de Aras, con una extensión de 117 hectáreas, al Ayuntamiento de Lucena. Su deseo, plasmado en testamento, era preservar el espacio en su estado natural y compartirlo con el pueblo de Lucena, siguiendo el legado de su difunta esposa.

Así se recoge en el testamento abierto otorgado ante notario de Teodoro Écija Cordón, quien “lega al municipio de Lucena, representado por su Ayuntamiento, la tierra rústica, tierra de serrizal, baldío y manchón, en el Partido de Marcelo o Cañada de Cartas, del término de Lucena, conocida como “Sierra de Araceli”, con extensión de 117 hectáreas, 73 áreas, 20 centiáreas, que es la finca número 21.254 del Registro de la Propiedad número 1 de Lucena. Con especial encargo de que se mantenga la finca en su ambiente natural para disfrute del pueblo de Lucena, cumpliendo así el deseo de su difunta esposa (Concepción de Mora Escudero)”.

Escuchar audio

Tras la lectura del mismo, el alcalde de Lucena, Aurelio Fernández, ha querido poner en valor la generosidad de este matrimonio, que ya anteriormente había donado la titularidad de la propiedad familiar que conduce en la Sierra de Aras hasta el yacimiento a la Cueva del Ángel, y los terrenos del Santuario a la Obra Pía de María Santísima de Araceli.

El Ayuntamiento de Lucena, comprometido con la voluntad de los donantes, se encargará de preservar el entorno natural de la Sierra de Aras. Se barajan iniciativas como la creación de un parque periurbano para el uso y disfrute de todos los vecinos, asegurando así el acceso a este tesoro natural para las presentes y futuras generaciones.

El alcalde de Lucena, Aurelio Fernández, ha expresado su profundo agradecimiento a Teodoro Écija Cordón y Concepción de Mora Escudero por su generosidad, calificando su legado como «un regalo inigualable» para la ciudad. Este gesto altruista no solo enriquece el patrimonio natural de Lucena, sino que también pone de manifiesto el profundo amor de este matrimonio por su tierra y su gente.

La propuesta de aceptación del legado de la Sierra de Aras será tratada en la Comisión Informativa de Régimen Interior para que pueda ser llevada a Pleno Municipal y, una vez aprobado el expediente, la Sierra de Aras quedará oficialmente unida de por vida a todos los lucentinos.

 

8,650FansMe gusta
5,106SeguidoresSeguir
6,450SeguidoresSeguir

Últimas noticias