Entrevistamos al «Niño Rubén» , joven músico lucentino que protagoniza el documental «El Nacimiento del Fagot Flamenco» Entrevistamos al «Niño Rubén» , joven músico lucentino que protagoniza el documental «El Nacimiento del Fagot Flamenco»
    Esta semana entrevistamos al joven músico lucentino Niño Rubén, que presenta su documental “El Nacimiento del Fagot Flamenco” con tan solo 22... Entrevistamos al «Niño Rubén» , joven músico lucentino que protagoniza el documental «El Nacimiento del Fagot Flamenco»

 

 

Esta semana entrevistamos al joven músico lucentino Niño Rubén, que presenta su documental El Nacimiento del Fagot Flamenco” con tan solo 22 añitos. Se lo contamos en la siguiente entrevista:

 

¿Cuáles son tus orígenes? ¿Cuándo comenzaste a tocar el fagot?

Mi familia es de Doña Mencía, pero yo soy de Lucena, de toda la vida. Comencé mis estudios con ocho años aquí, en el conservatorio de Lucena, entonces me dieron a elegir entre varios instrumentos y me llamó la atención el fagot. Al principio no me encajaba demasiado, pero con el paso del tiempo me fue gustando tanto la música como el fagot, y decidí involucrarme de lleno en esta carrera tan complicada.

En Lucena he realizado los diez años que se pueden estudiar, cuatro del grado elemental y seis del grado profesional, y ahora estoy en Córdoba terminando el grado superior de mi instrumento. Acabo este año, solo me queda el trabajo final de carrera. Además de esto, realizo otro grado superior, en la especialidad de flamencología, una carrera que solo la hay en el Conservatorio Superior de Córdoba. Ésta la termino el año que viene. Decir que este grado lo empecé porque quería profundizar en los aspectos que rodean al flamenco, no por hacer esta carrera uno sale con un proyecto como el mío, ni mucho menos.

Después de catorce años estudiando este instrumento, las salidas más comunes es ejercer como profesor o preparar alguna prueba para orquesta, pero mis inquietudes me han llevado a emprender, como solista, con un instrumento que no es nada conocido. Cierto es que suelo impartir talleres de flamenco para instrumentistas y compositores bajo el título “Saca el Cien por Cien de Ti”.

 

¿Cuáles son tus referentes musicales? ¿En qué te inspiras?

En el mundo del fagot flamenco no existe ningún referente, y todo esto la verdad es que ha surgido de una forma muy natural, ya que desde muy pequeño he sido muy aficionado al flamenco. Empecé a incorporar este lenguaje a mis composiciones de una manera bastante instintiva, pero poco a poco fui estudiando más en profundidad esta música tan compleja. Llegó el momento que decidí probar a tocar algo con un guitarrista flamenco, y la verdad es que me enamoré de esa libertad y esa otra manera de interpretar muy diferente a la música clásica. Vi un universo completamente inexplorado.

Añadir, que me gusta mucho el estilo por ejemplo de Dorantes, que es un compositor que intenta llevar el flamenco a su manera de ver el arte, más personal. También me gusta mucho Rocío Márquez por la libertad con la que hace las cosas. De los cantaores clásicos, hago en el documental referencia sobretodo a Enrique Morente, por el mismo motivo que, en definitiva, es la verdad de cada artista.

 

 

¿Cuál ha sido tu trayectoria encima de los escenarios?

La primera vez que me subí a un escenario fue en el mismo conservatorio a los 8 años, con las audiciones que se suelen realizar junto al pianista acompañante, poco tiempo después formé parte de la banda de Doña Mencía. Durante todos estos años seguí haciendo muchos conciertos, pero fue en Priego de Córdoba con trece años cuando aparecí por primera vez como solista.

Como somos pocos los fagotistas, comenzaron a llamarme de muchas orquestas de ámbito regional y nacional, y fui adquiriendo esas tablas que me decidieron explotar mi faceta como solista.

 

¿Por qué te decantaste por la música flamenca? ¿Cómo surgió la idea del documental sobre El nacimiento del fagot flamenco?

La idea surge porque hice una serie de recitales para presentar esta nueva visión que había desarrollado del fagot, con la pretensión de incorporarlo de lleno en el mundo del flamenco. Primero fue en Doña Mencía, en 2017, por el motivo de que mi familia es de allí y podía estar rodeado de la gente que me había visto crecer, porque tengo mucha relación con este pueblo. Fue entonces cuando me llamó el Ayuntamiento de Lucena para colaborar en el espectáculo del Centenario de la Ciudad de Lucena en la Plaza Nueva. Al año siguiente estuve en un Congreso Internacional de Fagotistas en Granada, era la primera vez que se realizaba en España, y en 2019 en el Festival Internacional del Cante de las Minas, donde presenté el instrumento ante un público flamenco. Fue entonces cuando decidí hacer este documental, ya que se había presentado con públicos de diferentes perspectivas.

Lo que he pretendido durante todo este tiempo es que el público no viera ningún video mío, para que pudieran sorprenderse, y creo que ha sido un efecto muy bonito porque era algo totalmente inédito.

 

¿Dónde se rodó el documental? ¿Con qué colaboraciones has podido contar?

La primera parte del documental esta grabada en la Peña Flamenca de Lucena, y desde aquí quiero agradecer a todos aunque, en especial, a su presidente por el fantástico trato que nos han dado. La verdad es que yo tenía muy claro lo que quería contar y cómo lo quería contar. Con la ayuda de mi prima, Lorena Moreno, hemos podido conseguir un maravilloso resultado, al trabajar mútuamente.

Todo ha sido grabado en directo, en los diferentes conciertos que he explicado antes, así que el sonido ha tenido que ser definido y mejorado por un estudio para unificarlo todo, este ha sido el importante trabajo que ha desempeñado el equipo de “La Joya Music”. A raíz de ello se ha subido a las diferentes plataformas digitales como Spotify, Amazon Music, etc. Nada más que el audio ya es interesante de escuchar, de hecho, en más de una radio se ha emitido de manera ininterrumpida.

 

VER DOCUMENTAL

 

Aunque el sonido de los instrumentos tradicionalmente está en un segundo plano ¿Cómo consigues este enfoque para que sea protagonista el fagot flamenco?

Yo quería desde muy pequeño ser solista, hice varias participaciones como he comentado antes, y ese lado mío es el que quería desarrollar. Yo no concebía el fagot para que no fuera protagonista, porque compongo mi propia música para que el fagot se escuche en todo su esplendor. Alguna vez le tendrían que tocar a los instrumentos mas desconocidos.

 

¿Qué proyectos tienes? ¿Tienes otras inquietudes artísticas?

Bueno, pues estoy trabajando en mi primer trabajo discográfico, que va a ir un poco por esta línea. Se va a llamar “La Cahiya de mî Çueñô” y va a estar compuesto todo por obras mías, recopila las composiciones que he compuesto desde que era muy pequeño. Digamos que ahora he podido conseguir, al cabo del estudio del lenguaje del flamenco y los años, lo que quería escribir en aquellos años. Este disco es el que realmente va a terminar de consolidar este sonido característico que tiene mi forma de interpretar, el documental que acabamos de presentar es solo la punta de todo un universo que espero desarrollar a lo largo de mi vida.

Estas composiciones encierran entre todas una historia muy íntima sobre mi búsqueda personal y artística. Digamos que es una especie de autobiografía, la cual transita entre la realidad más dura y el mundo de los sueños. Las encargadas de realizar estos textos que complementarán a la música son María Lorente y Rosa Berbel. He tenido la suerte de contar con el apoyo de estas dos grandes poetas que tanto admiro. La historia y el montaje conceptual del disco lo he realizado yo, al igual que alguna que otra letra en menor medida. Llevo trabajando en todo esto desde antes del año 2017. Aún no tengo una fecha de salida, aunque sí un prestreno de este proyecto, porque creo que el arte se debe fraguar lentamente, de la manera más natural y trasparente posible.

Todas las obras las dejaré de manera escrita, en partitura, para todos los músicos que quieran interpretarlas. Esto sí que es algo muy inusual, porque ningún artista flamenco suele escribir o, mejor dicho, transcribir su propia música.

 

¿Qué reconocimientos has conseguido durante estos años?

En el 2017, a los pocos días de realizar la presentación en Doña Mencía, recibí un reconocimiento de la Fundación Cruzcampo, una beca que me permitió actuar durante dos años que duró la gira en el espectáculo “Mercé Sinfónico”, junto a José Mercé y la Partiture Philharmonic Orchestra.

Pero es que, meses antes, la editorial estadounidense con la que trabajaba, publicó una pieza mía llamada “Al Toque del Fagot Flamenco”. Esta obra intenta exponer todas las características estéticas y estilísticas que surgen de esa esencia que tiene el flamenco. Y resulta que esta editorial me hizo al publicar esta obra una distinción muy bonita, me reconoció como “el creador del fagot flamenco”. Fue un momento importante porque aun nadie había escuchado nada, solo a través de la obra, de una manera muy teórica. La suerte fue que a raíz de esto me situé en el punto de mira y tuve a mucha gente pendiente pero, bueno, solo han tenido que esperar un par de años para poder escuchar como realmente suena este instrumento en su faceta flamenca.

 

¿Dónde te podremos ver actuar próximamente?

Durante esta primera mitad del año voy a tener dos fechas fundamentales. La primera de ellas es el 29 de abril en la Cátedra de Flamencología de la Universidad de Córdoba, donde expondré a modo de conferencia teórico-práctica toda la investigación que he realizado para transportar el fagot al mundo del flamenco. Esto se va a publicar a modo de prólogo en esa obra que he citado antes para complementar la pieza y la investigación en general, cerrando un poco esta primera etapa de presentación.

La segunda fecha importante será el 5 de junio en la sala Pianolab-Hinves de Madrid, durante el ciclo de conciertos “El Sonido del Arte”, donde haré un preestreno muy íntimo de mi proyecto “La Cahiya de mî Çueñô”.

Fuera de esto y, sin adelantar todavía demasiado, se prevé un año movidito.

 

¿Qué opinas de la candidatura de Lucena Ciudad Creativa de la Música?

Es algo que creo que es muy beneficioso para Lucena, somos muchos los que estamos haciendo cosas interesantes. Creo que nos puede dar una gran proyección, y es una gran valoración de cara a los artistas locales.

 

¿Se nos queda algo en el tintero?

Siempre he pretendido dejarme guiar por mi corazón. A esto es a lo que quiero dedicar mi vida, y hace unos años no era ni consciente de ello. El tiempo ha ido ordenando las piezas de este gran puzzle que dirijo ahora, y creo que es algo en parte tan novedoso, y que suele gustar tanto, por la verdad tan profunda de donde ha ido surgiendo.

Realmente no era consciente de ello, pero todo este trabajo tiene muchísimo más trasfondo de lo que yo creía. Recibo muchos mensajes diarios de músicos, agradeciéndome porque poco a poco estoy dando a conocer la grandeza del fagot entre el gran público y los propios músicos. Desde hace tiempo, como compositor, estoy desarrollando un nuevo repertorio español contemporáneo para este instrumento, es algo también muy importante, ya que no somos como otros instrumentos que cuentan con una gran tradición solista. Por otro lado, esto sí de manera consciente, quiero contribuir para que cada vez se valora más el flamenco instrumental.

 

¿Cómo se puede seguir tu trabajo?

Pues lo pueden seguir sobre todo por mi página web www.ninoruben.net , donde pueden encontrar toda mi biografía, y también a través de las redes sociales Facebook, Twitter e Instagram bajo el nombre @ninorubenmusic

No hay comentarios hasta ahora.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.